Reseña de Joker con Joaquin Phoenix


Cuenta la leyenda que a mediados de los años 70 del siglo 20, George Lucas estaba profundamente angustiado por la temática del cine y la televisión de la época. La mayoría era dramas policiales que mostraban ciudades sucias y solitarias. Series como Columbo, Shaft, Kojak, Las calles de San Francisco, Baretta y Filmes como El Padrino, Harry el sucio, Tarde de perros, Incluso Rocky y la grandiosa Taxi Driver son los mejores ejemplos.

Lucas se puso de manos a la obra y quiso traer aventuras dulces, felices y entregar esperanza y mostrar la posibilidad de la redención con Star Wars. Y le funciono.

Pero porqué esta introducción para hablar de Joker. Básicamente porque el filme de Todd Phillips está en las antípodas de esa idea. Luego de 10 o más años de color, alegría, felicidad, redención y esperanza en el cine de personajes basados en comic, incluso más, toda la industria del cine hoy se nutre de la nostalgia de los años ochenta y del remake del remake, Phillips nos da una obra, sucia, oscura, podrida, frustrante a mas no poder.

Joker nos muestra la caída total de un hombre enfermo. Arthur Fleck/Joker (Joaquin Phoenix) Sueña con ser comediante de Stand up, llevar alegría a la gente de una ciudad profundamente desigual, donde los ricos son inmensamente ricos y los pobres más pobres. Pero Fleck al igual que casi todos sus conciudadanos tiene un trabajo mal pagado, es víctima del transporte público, de los funcionarios burócratas y de ciudadanos egoístas que lo ven como un fenómeno porque desconocen su enfermedad y porque no tienen el más mínimo interés en él.

La ciudad Gótica que vemos en Joker (Guasón) es una ciudad muy parecida a cualquier ciudad occidental de hoy en día y sus ciudadanos son peligrosamente parecidos a la gente que camina con nosotros.

El filme es técnicamente en brillante. Tomas intimas, una gran fotografía, y una banda de sonido que acompaña a la película en cada momento. La música marca los estados de ánimo de Fleck y su trasformación. Todd Phillips crea momentos y atmosferas muy crudas de una forma sutil y perfecta. Uno siente la pobreza, siente la desesperanza, la impotencia y la locura, aunque la película insinúa mucho más de lo que muestra y eso se agradece mucho.

La actuación de Joaquin Phoenix es soberbia. El realmente se transforma y su evolución o mejor dicho involución, durante los 122 minutos que dura el filme se notan, se sienten y se ven. No miento al decir que para mí Phoenix interpreta dos personajes distintos y en momentos cambia de uno a otro con una facilidad que conmueve y asusta.

Por otra parte el papel de Robert de Niro es fundamental y para mí fue ver al viejo De Niro actuar otra vez. Despidámonos para siempre del Dirty grandpa.

Cerca del final del Filme podrá disfrutar de las referencias comiqueras y algunas escenas que son o inspiración, homenaje o una gran referencia a la Trilogía de Nolan. Aunque también puede ser que estaba muy emocionado.

Para mi Joker es lo mejor que he visto este año en cine y, sus primeros 40 minutos, son de lo mejor que he visto en mucho tiempo.

Ahora eso no quiere decir que la película es perfecta. Siento que Sophie Dumond, el personaje que interpreta Zazie Beetz esta desaprovechada. Es verdad que sirve en cierto punto para mostrar la “humanidad” de Fleck, pero pasa muy por encima. Por otra parte no esperen encontrar grandes giros o muchas sorpresas, no es el objetivo de Joker, pero para algunos eso les puede molestar.

A estas alturas se ha dicho y escrito mucho sobre Joker y lo mejor es que cada uno se haga una opinión libre y personal.

Es una obra de arte, un película machista y supremacista o es un manifiesto de que escupe la industria del cine Hollywoodense contra Los Trump o, Bolsonaro y toda esta nueva ultra derecha extremista y “millonaria” que aparece hoy. O simplemente es una película.

Dicho lo anterior, para mí la película camina en la cornisa de la idealización del villano. Si alguien no tiene claro que esta frente a una obra de ficción de un personaje nacido en las páginas de un comic puede confundir todo.

Todo eso puede pensar luego de ver Joker, discutirlo con los amigos, familia, todos. Es un filme para conversarlo, analizarlo, pensarlo. Ósea buen cine. Les aseguro que no lo olvidaremos en dos meses. Probablemente en un par de años nos recordemos exactamente el momento en que vimos Joker.

Gonzalo Andrés Morales Favreau

Ser ambiguo. Fan de Marvel, pero Batman es su copiloto, Trekki pero amante de Star wars, en su play list habitan de Juan Gabriel a Muse, pasando por Emanuel y David Bowie. Lector que pasa mas tiempo viendo series. Técnico en bibliotecología que paso por las aulas del periodismo. Vulcano en entrenamiento para dominar la disciplina del kolinahr y purgar toda emoción.
Gonzalo Andrés Morales Favreau